La tecnología en calderas

La tecnología en calderas

La necesidad industrial de mejorar la tecnología en calderas comienza en la década de los años 70, en donde se necesita optimizar los procesos térmicos para disminuir el gasto energético. Sin embargo, el avance de las calderas no se presenta como algo realmente significativo, el recorrido es lento hasta la actualidad, en donde hay un salto de apuesta hacia la aplicación de técnicas de condensación y de baja temperatura.

Tecnología en calderas: de baja temperatura y de condensación

La tecnología en calderas de baja temperatura, hacen posible la reducción de la temperatura del agua que se encuentra en el interior de la caldera, hasta los 40 grados, sin que haya condensaciones. De esta manera se logra conseguir una salida de temperatura de humos de, incluso, 130 grados, aunque depende del combustible utilizado. Este tipo de calderas trae como beneficios la disminución de pérdidas por radiación, convección y transmisión, gracias al uso de un aislamiento térmico en perfecto estado, lo que imposibilita las fugas de calor no deseadas. Además, estas calderas representan una reducción de consumos, disminuyendo las emisiones contaminantes.

Por otro lado, la tecnología en calderas de condensación utiliza el gas como elemento combustible, gracias a que no presentan cantidades de azufre en la composición, y porque logran producir una cantidad mayor de vapor de agua en el proceso de la combustión, así bien, lo que se propone son calderas de condensación a gas.  Para su construcción, se hace uso de elemento como el acero inoxidable, de esta manera la resistencia y durabilidad se extiende por un lapso de tiempo mayor al de las calderas tradicionales. Se hace necesario contar con superficies grandes de contacto, entre el agua y los humos, para lograr la máxima transmisión del calor, haciendo posible el obtener temperatura de solamente 10 grados centígrados por encima.

Así bien, las calderas de condensación son, en ciertos aspectos, mejores que las calderas de baja temperatura. Sin embargo, es importante hacer un análisis detallado de los pros y los contras de cada una, tomando en consideraciones las características físicas y climáticas del espacio al cual estarán destinadas. En general, las calderas son artefactos necesarios a nivel industrial en donde se necesita mantener una temperatura climática baja, en caso de hogares se habla más a nivel de calentadores, aunque el objetivo y el funcionamiento son, prácticamente, los mismos, variando por el uso de una palabra descriptiva más común. Los calentadores y las calderas tienden a ser sinónimos, modificándose según el contexto.

calderas gironacalderas lleida