pisos nuevos

Los API gerundenses piden poder echar a inquilinos que hace tres meses que no pagan sin sentencia judicial
Consideran que es una medida que daría “más seguridad” a los propietarios y que incentivaría aflorar más pisos en el mercado

Piso de alquiler en la Plaza Cataluña de Girona ACN

Los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Girona piden que se haga una ley que permita desahuciar inquilinos que hace al menos tres meses que no pagan sin una sentencia judicial. La entidad considera que esta medida daría “más seguridad” a los propietarios que ahora no se atreven a sacar su piso al mercado por temor a no cobrar. El presidente de los API en Girona, Joan Company, lamenta que cuando una persona deja de pagar, el propietario se enfrenta a un “vía crucis judicial” que, asegura, en muchas ocasiones no les permite recuperar “todos los gastos”. Company también ve con buenos ojos incluir obligatoriamente un seguro de impago en el contrato de arrendamiento. “De esta manera se garantiza que el propietario cobrará, como ocurre en Francia”, remachó Company, que dice que estas medidas servirían como incentivo para sacar más pisos en el mercado.

” Los inquilinos sólo quieren tener más seguridad jurídica ”, así se expresa el presidente de API gerundenses, Joan Company. Por ello propone varias medidas que califica de ” valientes ” para intentar hacer aflorar más pisos en el mercado, y así revertir el incremento de precios. Una de estas medidas pasa por evitar el procedimiento judicial una vez el inquilino ha dejado de pagar al menos tres mensualidades. Company explica que ahora la ley marca que si el primer mes no abona el alquiler ya se le puede denunciar. Desde los API, sin embargo, apuestan por alargar la confianza hasta los 90 días, y si el arrendatario sigue sin pagar, echarlo ahorrándose el paso por los juzgados.

Company asegura que de esta manera ” muchos propietarios ” que ahora prefieren tener el piso cerrado o la venta animarían a ponerlo en el mercado de alquiler. ” Hoy por hoy muchos temen no cobrar y tener que pasar todo el periplo judicial es muy pesado ”, señala el presidente de los API de Girona.

Con todo, estas propuestas, dice Company, sería necesario que vinieran dotadas de suficiente dinero por parte de la administración. Hasta entonces, desde los agentes de la propiedad apuestan por obligar a contratar el seguro de impago.

A través de esta póliza, el propietario se asegura el cobro del alquiler hasta la resolución del caso. Company explica que se trata de un recurso ” muy habitual ” en otros países como Francia, y que habitualmente se carga al precio final una vez se hace el contrato.

En este sentido, el presidente de los API de Girona explica que en Cataluña ya se hizo una prueba similar a través del llamado ‘Avalloguer’. Se trata de una cobertura de unos meses que la Generalitat da al propietario en caso de impago. ” El problema es que se necesita una sentencia judicial, hasta entonces no se cubre nada ”, lamenta Company.

Más pisos sociales
Otra medida que Company considera ” imprescindible ” es el incremento de pisos de alquiler social por parte de la administración. ” Es necesario que se pongan más pisos en el mercado y que se den ayudas para poder acceder. De esta manera se rebajará el precio ”, remachó el presidente.

Company también lamentó que no hay una ” estadística clara ” del número de pisos vacíos que hay en las diferentes ciudades. Con todo, el presidente de los API señala que ” no son tantos como puede parecer ”, y lo ha vinculado a que muchos propietarios se echan atrás por la ” miedo a no cobrar ”.

Magrat todo, desde el colegio destacan que la morosidad ” no es muy alta ”, y de hecho, la cifran en torno al 5% mensual y el 3% anual. ” Al fin y al cabo el inquilino le interesa mantener el piso. Son casos puntuales ”, concretó Company.

Los estudiantes hacen subir el precio
Desde el colegio también atribuyen el incremento del precio de los pisos de alquiler a los estudiantes universitarios. La entidad explica que el hecho de compartir la vivienda entre diferentes personas “hace que el propietario pueda alquilar un poco más caro”. Company reconoce que “no se puede hacer nada” porque “es el mercado quien fija el precio”.

Por otra parte, el presidente asegura que los pisos turísticos “son un factor más”, pero “no es determinante” en el aumento de los arrendamientos de los últimos años y que vuelve a situar los precios a nivel de los de 2006. “Nosotros estamos convencidos de que los pisos turísticos son una moda que está pasando “, remachó Company. Un tercer factor han sido los ciclistas profesionales que han venido a Girona y que alquilan pisos a precios “desorbitados”.

pisos nuevos barcelona
pisos nuevos